Me cuido, me gusto, me quiero.
SALUD BELLEZA MODA RELACIONES VIDA PROFESIONAL AMOR PROPIO
Moda | 20 SEP 2016
10 datos que quizá no sabías sobre la Cirugía Plástica


La Cirugía Plástica es más que sólo mujeres ricas queriendo lucir jóvenes, de hecho, ha tenido una gran influencia en la rama de la cirugía médica en general. A lo largo del tiempo, la Cirugía Plástica ha logrado tener una fuerte influencia en los procedimientos de reconstrucción y en otros aspectos del cuerpo que van más allá de una simple cirugía de nariz.

¡Te sorprenderás con estos datos!

A pesar de todo esto, aún pareciera que la Cirugía Plástica no es validada como una especialidad médica y que la sociedad la sigue viendo como un hobbie de belleza y no como medicina. Recordemos que todo procedimiento quirúrgico requiere un conocimiento médico profundo del médico en su especialidad y puede tener las mismas complicaciones, por ello, sólo deben ser llevados a cabo por profesionales con los estudios adecuados. En el caso de la Cirugía Plástica, le llamamos a estos especialistas de confianza: Cirujanos Plásticos Certificados.

Estos diez datos curiosos sobre la Cirugía Plástica te harán ver esta especialidad médica completamente con otros ojos:

No es plástico, no es artificial

Muchos creen que la palabra “Plástica” tiene relación con la palabra “Plástico” y que, por ello, tiene una tendencia a lo artificial. Esto es un gran mito ya que no todos los procedimientos estéticos requieren uso de implantes u otros dispositivos. En realidad, la palabra viene de la raíz griega “Plastikos” que significa: “forma” o “moldear”.

El término “Cirugía Plástica” se empleó por primera vez en 1837, casi veinte años antes de la invención formal de los polímeros que llamamos plástico. Lo malo: en ese entonces no se le veía como una rama válida de la medicina.

El aumento de busto tiene más de 100 años

¡Aunque no lo creas! La primera cirugía exitosas de aumento mamario se llevó a cabo en 1895, en Alemania, en manos del cirujano Vincenz Czerny. En realidad no fue una cirugía de aumento por vanidad, sino como solución a una deformación en el busto de la paciente. En ese procedimiento, se usó un lipoma de gran tamaño (una especie de tumor benigno formado por grasa) para aumentar el tamaño del busto.

A partir de entonces, este procedimiento buscó mejorarse cada vez más, tratando de encontrar los materiales y la técnica adecuada para lograr aumentos en el volumen mamario cada vez más estéticos y seguros.

¡No creerás con todo lo que se experimentó! Desde cartílago de buey hasta cera o vidrio, los cirujanos de la historia buscaron opciones para un aumento seguro, hasta la llegada de los implantes mamarios de silicón y solución salina, los más usados hoy en día.

El descubrimiento pionero de uso de implantes mamarios de silicón médico se le atribuye a Frank Gerow, un cirujano de Huston que experimentó durante los 60’s el aumento mamario con estos dispositivos. Como dato sorprendente, Timmie Jean Lindsey, la primera mujer en la historia en usar implantes mamarios de silicón, aún los conserva en la actualidad y con muy pocas complicaciones.

La Guerra Mundial y la Cirugía Plástica

Durante las guerras mundiales se fabricaron nuevos tipos de arma y los soldados regresaban a casa con heridas nunca antes vistas por los médicos debido a los explosivos y las municiones.

Por ello, el periodo de la Primera Guerra Mundial fue un gran desafío para los Cirujanos Plásticos Reconstructivos y esto generó un avance acelerado en las técnicas de intervención y reconstrucción que existían en el momento.

Este avance se le adjudica principalmente a Harold Gillies, un Cirujano Plástico de Nueva Zelanda considerado el padre moderno de la Cirugía Plástica. Según los datos médicos, más de 11,000 procedimientos de reconstrucción en soldados se llevaron a cabo entre 1917 y 1925.

A pesar de que cirujanos como Gilles desarrollaron novedosas técnicas de implantación y reconstrucción, no recibieron el reconocimiento adecuado de la comunidad médica No fue sino hasta 1931 que se fundó la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos que se le dio el reconocimiento médico adecuado a esta especialidad.

Seguridad vehicular: herencia de un cirujano

Con la aparición de los primeros modelos de automóviles a mediados de los 30’s, comenzó la inquietud de la sociedad sobre la seguridad vial y las reglas de tránsito, para así evitar accidentes a causa de conductores desmedidos. Sin embargo, fue el Cirujano Plástico Claire Straith quien lograría un verdadero cambio.

Después de atender diferentes pacientes de reconstrucción a causa de accidentes viales, Straith escribió una carta a Chrysler acerca de la seguridad de los vehículos. En 1937, los 5 modelos nuevos de la compañía ya tenían ajustes de diseño y manufactura pensada para asegurar el bienestar de los pasajeros y conductores. No todas las recomendaciones de Straith se tomaron en cuenta de inmediato, eventualmente estas llevaron a la implementación de dispositivos como el cinturón de seguridad.

Transplantes de órganos

Aunque no lo parezca, un transplante de órgano requiere una técnica similar a la utilizada en la Cirugía Plástica hablando de cuestiones como la precisión milimétrica y el reajuste de tejido. De hecho, tan es así que el primer transplante de órgano en la historia fue llevado a cabo en 1954 en manos de un Cirujano Plástico.

Joseph Murray fue el médico que logró transplantar un riñón de forma exitosa, para la sorpresa de la comunidad médica del momento. Gracias a esto, el Dr. Murray no sólo se convirtió en un referente internacional para transplantes de órganos, sino que ganó el premio Nobel de medicina en 1990, siendo hasta el momento el único Cirujano Plástico en tener dicho reconocimiento.

Scott y su nueva mano

También fue un Cirujano Plástico el pionero en reconstrucción con el sorprendente caso de Matthew Scott, quien había perdido su mano en un accidente. Después de 3 años de estudio del caso en Arizona, el Dr. Warren Breidenbach fue el primer médico en lograr un transplante de mano exitoso en el mundo.

El turismo médico por Cirugía Plástica

Ya sea por costos, infraestructura, garantías o gusto, el número de personas que deciden someterse a una Cirugía Plástica en otro país ha aumentado en los últimos años. Según las cifras oficiales, una buena parte de la población norteamericana acude a países como México, Brasil y Tailandia para su cirugía.

¿Por qué? Mayormente lo hacen porque suelen encontrar precios más económicos, especialistas de renombre que prometen conseguir lo que buscan, tecnología de punta e instalaciones médicas cómodas para la recuperación (hospitales-hoteles).

El turismo médico hoy en día puede producir hasta 4.3 billones de dólares al año para el país que alberga estos procedimientos.

Cirugía Plástica sin cirugía

Los avances en la tecnología médica de la belleza han llevado a nuevas formas de rejuvenecimiento sin la necesidad de procedimientos altamente invasivos, reduciendo así el tiempo de recuperación.

Procedimiento faciales novedosos, como los rellenos inyectables o técnicas no quirúrgicas para el estiramiento del rostro y reducción de las arrugas, muchas veces con costos más altos, pero resultados equiparables y un menor tiempo de recuperación.

Estos procedimientos demuestran que ya no es necesario someterse al bisturí para lucir una apariencia joven y envidiable, siempre que estas opciones estén a nuestro alcance, sigamos las recomendaciones posteriores de cuidados médicos y confiemos solamente en un Cirujano Plástico Certificado.

Cosa de hombres

La época del cliché acerca de que la Cirugía Plástica era algo que sólo las mujeres buscaban ha quedado muy atrás. En la actualidad, el número de hombres que se acercan a estas soluciones estéticas va en rápido aumento: según las cifras, casi 14 millones de dólares al año en Cirugía Plástica representan sólo cirugías en hombres.

En menos de 20 años, se ha dado un boom en las cirugías masculinas, aumentando un 273% entre 1997 y 2014, principalmente entre hombres de negocios modernos que han descubierto la importancia de una apariencia atractiva e imponente en el mundo laboral competitivo.

Un transplante total de rostro ¡es posible! (pero no por vanidad)

El Dr. Eduardo Rodríguez hizo historia en el 2012 al ser el primero en el mundo en lograr un transplante total de rostro. Hasta ese momento, fue sin duda la más compleja y costosa Cirugía Plástica en el mundo.

Esto ya se había intentado en años anteriores, con éxito moderado. En 2006 se llevó a cabo un procedimiento similar, pero con resultados menos estéticos y el paciente debía tener controlado con medicamentos su sistema inmunológico para evitar un rechazo.

Claro que esta no es una opción de vanidad que esté disponible para todo el mundo, en el caso de la cirugía del Dr. Rodríguez, el paciente había intentado suicidarse y en el proceso perdió casi todo el rostro. Para el día de hoy, casi se llegan a las 100 intervenciones de este tipo en el mundo con una tasa muy baja de complicaciones en sólo 3 pacientes.

FAVORITOS
¿Cómo cuidar de mi piel seca?
Belleza
¿Ya conoces las garantías de tus implantes?
Moda
Los bálsamos más virales: un must para tu Make Up
Moda
Estética y low cost: ¿por qué una cirugía estética no es nada barata?
Belleza
SUSCRÍBETE
ACEPTAR
INSTAGRAM
Los contenidos de Me cuido, me gusto, me quiero* son parte de nuestro sitio ¡Disfrútalos!
Los contenidos de Mi mejor yo* son parte de nuestro sitio



¡Disfrútalos!
CATEGORÍAS
RELACIONES
VIDA PROFESIONAL
AMOR PROPIO
BUSCA EN EL SITIO
Somos la revista de contenido femenino enfocada en hacer que disfrutes al máximo tus días, sintiéndote bella, saludable, a la moda y con la mejor actitud.
SÍGUENOS    
© Copyright 2015, Grupo Venta Internacional S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.